San Marcelino y San Pedro

Cuándo se celebra San Marcelino y Pedro

Marcelino y Pedro, figuras destacadas en el santoral romano, son recordados diariamente en el canon de la Misa, los creyentes se unen en oración y reflexión para honrar su memoria. Cada año el 2 de junio se celebra San Marcelino y San Pedro. Normalmente los Marcelino suelen celebrar su santo el día 18 de junio, que es el día de San Marcelino de Roma

Etimología de Marcelino y Pedro

San Marcelino, era común entre los romanos y se asociaba con cualidades de «valentía y fuerza«. Con el tiempo, Marcelino se convirtió en un nombre popular en la cultura cristiana.Pedro se remonta al griego antiguo. Proviene de la palabra griega Petros, que significa «roca» o «piedra».

Santo de hoy- San Marcelino y San Pedro

Biografía de los Mártires Marcelino y Pedro

San Marcelino fue un venerable presbítero, y san Pedro, un distinguido exorcista, mártires cuya historia resonó durante la persecución bajo el reinado de Diocleciano.

Marcelino, un entregado sacerdote en la Roma de Diocleciano, y Pedro, quien ejercía el noble arte del exorcismo, entrelazaron sus destinos en una historia marcada por la pasión y el sacrificio.

Durante el reinado de Diocleciano, estos dos mártires fueron aprehendidos y arrojados a la oscura prisión, donde demostraron un celo excepcional al alentar a los fieles cautivos y catequizar a los paganos.

El magistrado Sereno o Severo, siendo el portador de la sentencia fatal, los condenó a muerte. Sin embargo, la ejecución no fue llevada a cabo públicamente, en cambio, fueron conducidos en secreto al misterioso bosque conocido como la Selva Negra. Este acto buscaba ocultar el lugar de su sepultura a ojos curiosos.

El episodio oscuro de su condena les llevó a participar activamente en la construcción de su propia tumba, un acto que simboliza la resignación ante el destino impuesto. La sentencia de muerte pendía sobre ellos, y la tierra que removían era testigo silente de su sacrificio inminente.

Fue en la Selva Negra donde la guillotina segó sus vidas, silenciando sus voces pero encendiendo la llama de su legado. Sus cuerpos ahora sin vida, fueron enterrados en secreto, sumiéndolos en el anonimato.

El secreto de su destino final se filtró, posiblemente revelado por el mismo verdugo, quien más tarde abrazó la fe cristiana. La providencia intervino a través de Lucila, cuya compasión guió el traslado de sus restos a la majestuosa Roma, con valentía, exhumaron los cuerpos y les otorgaron una sepultura digna en la catacumba de San Tiburcio, sobre la Vía Lavicana.

La elección del lugar, la vía Labicana, trasciende el simple acto de entierro. Representa un tributo a su valentía y devoción, colocando sus restos en el cementerio «ad Duas Lauros» como un testimonio duradero de su sacrificio.

En el año estimado de 304, la historia de San Marcelino y San Pedro quedó marcada por la pluma del papa san Dámaso. La narración se convierte en un viaje a través de la fe, la resistencia y la piedad, destacando la presencia de la piadosa Lucila como un faro de esperanza en medio de la oscuridad.

Al concluir esta semblanza, es crucial reflexionar sobre la significancia de estos mártires en la historia eclesiástica. Su sacrificio no solo desafió la persecución de su tiempo, sino que también dejó una huella imborrable en el corazón de aquellos que hoy recuerdan su historia. Que la memoria de San Marcelino, el venerable presbítero, y San Pedro, el distinguido exorcista, perdure como un recordatorio eterno de la fuerza de la fe y la valentía frente a la adversidad.

Información adicional:

  • El Papa Gregorio IV donó los restos de estos Santos a Eginhard, hombre de confianza de Carlomagno, para que las reliquias fueran veneradas.
  • Finalmente, los cuerpos de los mártires descansaron en el monasterio de Selingestadt, a unos 22 km. de Francfort. Durante esta traslación, cuentan algunos relatos, ocurrieron numerosos milagros.

Otros Santos con nombre Marcelino

  • San Marcelino Champagnat
  • San Marcelino de Cartago
  • San Marcelino de Embrún
  • San Marcelino de Roma
  • San Marcelino mártir
  • San Marcelino obispo
  • Beato Marcelino Ovejero Gómez

Publicaciones Similares