Santa Ana, madre de María

Cuándo se celebra Santa Ana, madre de María

Santa Ana es una figura muy querida en la tradición cristiana, conocida principalmente por ser la madre de la Virgen María y, por lo tanto, abuela de Jesucristo. La devoción a Santa Ana se ha extendido por muchas culturas y generaciones, siendo un símbolo de la maternidad y un ejemplo de fe.

La festividad de Santa Ana se celebra el 26 de julio. Este día se conmemora junto con su esposo, San Joaquín, y juntos son honrados por su papel como padres de la Virgen María y como parte de la línea genealógica de Jesús.

Etimología de Ana

El nombre «Ana» proviene del hebreo Hannah, que significa «gracia» o «la graciosa«. Este nombre refleja la veneración y el respeto que se le tiene, considerándola como una mujer bendecida por Dios con la gracia de ser la madre de María y abuela de Jesucristo.


Santo de hoy-Ana-Madre de María

Bibiografía de Santa Ana

La información sobre su vida, incluido su nombre, proviene de los Evangelios apócrifos, textos que no son reconocidos oficialmente por la Iglesia como parte de la Biblia. Según estas narraciones, Santa Ana nació en Belén.

De acuerdo con un sermón sobre Santa Ana del padre Johann Eck de Ingolstadt, publicado en París en 1579, los padres de Ana eran Matán y Emerencia, descendientes del rey David y de la casta sacerdotal de Leví.

Matán, mencionado en Mateo 1:15, era originario de Belén y se dedicaba a la cría de ovejas. Según Julio Africano, Matán tuvo un hijo llamado Santiago en un primer matrimonio con una mujer llamada Estha. Santiago fue padre de José de Nazaret. Tras la muerte de Estha al dar a luz a Santiago, Matán se casó con Emerencia, con quien tuvo a Ana, la futura madre de la Virgen María.

Emerencia, antes de casarse con Matán, estuvo casada con Eliud, de la tribu de Leví, y tuvo dos hijas: Sobe y Mahara. Sobe fue madre de Isabel, madre de Juan el Bautista.

El Protoevangelio de Santiago cuenta que Joaquín y Ana, a pesar de ser una pareja acomodada, no tenían hijos. Después de que Joaquín fuera rechazado al presentar su ofrenda en el templo debido a su falta de descendencia, se retiró a una montaña para ayunar durante 40 días y 40 noches, mientras Ana lamentaba su esterilidad. Un ángel se les apareció a ambos, anunciando que tendrían una hija. Ana prometió dedicar a la niña al servicio de Dios, y al nacer la llamaron Miriam, conocida como María. A los tres años, Joaquín y Ana consagraron a María en el templo, donde permaneció hasta los 12 años, momento en el que fue entregada en matrimonio a José.

En el Islam, la historia de Hannah y Joaquín se cuenta de forma similar a los evangelios apócrifos. Vivían modestamente en Nazaret y ya eran de avanzada edad cuando Hannah, inspirada por la visión de un pájaro alimentando a sus crías, oró a Yahvé por un hijo y prometió consagrarlo al servicio del Templo. Contra sus expectativas, Hannah dio a luz a una niña. Joaquín murió antes del nacimiento de su hija, y al nacer la niña, Hannah expresó:

Y cuando dio a luz a una hija, dijo:«¡Señor! Lo que he dado a luz es una hembra -bien sabía Alá lo que había dado a luz – y un varón no es igual que una hembra. Le he puesto por nombre María y la pongo bajo Tu protección contra el maldito Demonio, y también a su descendencia».
Corán, «La familia de Imrám», vers. 36.

Muerte de Ana, madre de María

No existen registros históricos exactos sobre las circunstancias de su muerte, se cree que falleció alrededor del año 50 d.C., aunque los datos exactos son inciertos.Sin embargo, se conmemora su vida y su papel como madre y abuela en la tradición cristiana.

Legado de Ana

El legado de Santa Ana se encuentra en su papel de matriarca piadosa y modelo de maternidad. Ella es frecuentemente invocada por las mujeres que buscan concebir o que piden protección para sus hijos.

Iconografía y Simbología

En la iconografía occidental, Santa Ana se distingue por su larga túnica, a menudo de color rojo, y un manto que cubre su cabeza, frecuentemente portando un libro en sus manos. Comúnmente, se la representa junto a una joven María, quien a veces sostiene al Niño Jesús. Estas representaciones, que pueden incluir a las tres generaciones, reflejan de manera simbólica estructuras similares a las de la Trinidad y suelen aparecer en parejas artísticas.

El tema iconográfico del «Encuentro en la Puerta de Oro» amalgama estas visiones, mostrándose como un elemento habitual en los ciclos artísticos sobre la Vida de la Virgen. En este, la pareja se encuentra en la Puerta de Oro de Jerusalén y se abraza al ser conscientes del embarazo de Ana, anunciado previamente por un arcángel. Otros eventos comunes en estos ciclos incluyen el Nacimiento de la Virgen, la Presentación de María y el Matrimonio de la Virgen, donde Ana es una presencia recurrente.

Ana rara vez aparece en la iconografía del Nacimiento de Cristo, pero es frecuente verla con el Niño Jesús en diversas representaciones. Se cree que algunas veces es mostrada en escenas como la Presentación de Jesús en el Templo y la Circuncisión de Cristo, aunque en el primer caso esto podría ser una confusión con Ana la Profetisa. Dado que no se la representa junto a Cristo adulto, se asume que Ana falleció durante la juventud de Jesús.

También se la venera como matriarca de la Sagrada Familia, un tema muy popular en Alemania durante la Baja Edad Media. Durante este periodo, las imágenes de Santa Ana Triple, es decir, Santa Ana con la Virgen María en sus brazos y el Niño Jesús en los de María, fueron especialmente frecuentes.

En la procesión del Corpus Christi en Cusco, Perú, esta iconografía familiar de Santa Ana junto a su hija y nieto es una imagen común y representa un modelo conocido como la Triple Santa Ana o Sagrada Parentela. Artistas como Leonardo da Vinci y Rafael Sanzio, entre muchos otros, han perpetuado este tipo de representaciones a lo largo de la Edad Media y Moderna.

Información adicional

  • Patronazgo: Santa Ana es la patrona de las madres, las mujeres embarazadas, y los mineros, simbolizando la protección y el cuidado maternal.
  • Culto y veneración: Su veneración es especialmente significativa en culturas como la bretona y la canadiense, donde festivales y peregrinaciones en su honor atraen a miles de fieles cada año.
  • Influencia cultural: La influencia de Santa Ana se extiende también al arte y la literatura, donde ha sido tema central en numerosas obras que resaltan su santidad y su rol como madre.

Otros Santos con nombre Ana

  • Santos Ana Line y compañeros
  • Beata Ana de San Bartolomé
  • Beata Ana María Aranda Riera
  • Beata Ana María Javouhey
  • Beata Ana Rosa Gattorno
  • Beata Ana Schäffer

Publicaciones Similares