San Ignacio de Loyola

Cuándo se celebra San Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús (los jesuitas), es celebrado cada año el 31 de julio. Esta fecha marca el día de su fallecimiento y es una jornada de especial relevancia para los miembros de la orden jesuita, así como para muchos devotos en todo el mundo.

Origen del nombre

Etimología de Ignacio

El nombre «Ignacio» proviene del latín «Ignatius», que a su vez es una derivación del nombre romano «Egnatius«. Los orígenes etimológicos de «Egnatius» no están claros, pero se cree que podría estar relacionado con el término «ignis«, que significa «fuego«, simbolizando posiblemente pasión o fuerza vital.


Santo de hoy-Ignacio de Loyola

Bibiografía de Ignacio de Loyola

Ignacio de Loyola, nacido en 1491 en Loyola y fallecido el 31 de julio de 1556 en Roma, fue un destacado soldado y sacerdote español, conocido por ser el fundador de la Compañía de Jesús, de la cual fue también el primer general. Esta orden religiosa es reconocida por la adopción de los votos tradicionales de pobreza, castidad y obediencia, y añade un voto adicional de obediencia al Papa. La Compañía de Jesús desempeñó un papel crucial durante la Contrarreforma, influyendo significativamente en la renovación de la Iglesia Católica frente a los desafíos del protestantismo.

Existen dos biografías notables del siglo XVI sobre San Ignacio de Loyola:

  1. «El Relato del Peregrino» (1553-1555): Autobiografía dictada por San Ignacio y recogida por el jesuita Luís Gonçalves da Câmara. Aunque redactada parte en castellano y parte en italiano, este manuscrito fue inicialmente resguardado por los jesuitas a partir de 1565. Los bolandistas publicaron una edición en latín en 1731, y en 1904 se editó una versión basada en el manuscrito original en español e italiano, reeditándose varias veces hasta 1973.
  2. «Vida de Ignacio de Loyola» (1572 en latín, 1583 en castellano): Escrita por el jesuita Pedro de Ribadeneira, esta biografía experimentó varias revisiones por parte del autor hasta 1605, aunque no se reeditó hasta 1863.

Contexto Familiar

San Ignacio nació como Íñigo López de Loyola en 1491, probablemente el 1 de junio, en el seno de una familia noble. Su padre, Beltrán Ibáñez de Oñaz y Loyola, y su madre, Marina Sánchez de Licona, se casaron en 1467. Íñigo fue el último de trece hijos. El hogar familiar se ubicaba en Azpeitia, en la casa solariega de Loyola.

Juventud y Formación

Durante su juventud, Íñigo fue enviado a servir como paje en la casa del contador mayor Juan Velázquez de Cuéllar en Castilla, donde estrechó lazos con la nobleza local y comenzó su educación militar y cortesana. A lo largo de estos años, su carácter se forjó en torno a las vanidades del mundo y el deseo de honor a través de las armas.

Conversión y Obra Religiosa

Tras ser gravemente herido en la Batalla de Pamplona en 1521, Íñigo experimentó una profunda conversión espiritual durante su convalecencia. Reemplazó la lectura de literatura caballeresca por obras religiosas, lo que culminó en profundas reflexiones y el deseo de emular la vida de los santos. Este cambio marcó el inicio de su peregrinaje espiritual y la fundación de la Compañía de Jesús en 1540, una orden que se destacaría por su riguroso enfoque educativo y su dedicación a la contrarreforma.

Muerte de Ignacio de Loyola

Ignacio de Loyola falleció el 31 de julio de 1556 en Roma, Italia. La causa de su muerte fue la enfermedad del «mal romano«, que probablemente incluía complicaciones como fiebre alta y malaria, enfermedades comunes en la Roma de aquel tiempo.

Legado de San Ignacio de Loyola

El legado de Ignacio es inmenso, principalmente por la fundación de la Compañía de Jesús en 1540, una orden que jugaría un papel crucial en la Contrarreforma y la expansión del cristianismo en nuevas tierras. Los jesuitas se han destacado no solo en la evangelización, sino también en la educación y las ciencias, fundando colegios, universidades e institutos de investigación en todo el mundo.

Iconografía y Simbología

San Ignacio es comúnmente representado en la iconografía con vestimenta de sacerdote o con el hábito negro de los jesuitas. A menudo se le muestra con un libro, que simboliza las «Constituciones de la Compañía de Jesús» o los «Ejercicios Espirituales«, su influyente guía de meditaciones. También se le puede ver con un corazón en llamas, simbolizando su ardiente pasión por la fe y la enseñanza.

Reliquias de Ignacio de Loyola

Las reliquias de San Ignacio de Loyola se encuentran en la Iglesia del Gesù, en Roma, el principal lugar de culto de la Compañía de Jesús, donde su tumba puede ser visitada por peregrinos y devotos.

Fecha de canonización de Ignacio de Loyola

Ignacio de Loyola fue canonizado el 12 de marzo de 1622 por el Papa Gregorio XV, en un evento que también incluyó a otros importantes santos como San Francisco Javier, compañero de Ignacio y cofundador de los jesuitas.

Información adicional

  • Educación y Formación: Ignacio de Loyola fue notablemente autodidacta al principio, aprendiendo por sí mismo y más tarde en la Universidad de París, donde se unió con quienes serían los primeros jesuitas.
  • Obra literaria: Su obra más conocida, los «Ejercicios Espirituales», es una serie de meditaciones, oraciones y ejercicios mentales diseñados para ser realizados a lo largo de un retiro de 28 días.
  • Impacto global: Bajo la dirección de Ignacio, la Compañía de Jesús creció rápidamente y se extendió por Europa, Asia, África y las Américas, adaptando sus métodos educativos y misioneros a diversos contextos culturales.

Otros Santos con nombre Ignacio

  • San Ignacio de Antioquía
  • San Ignacio de Constantinopla
  • San Ignacio de Láconi
  • San Ignacio de Sandone

Publicaciones Similares