San Fernando III

Cu谩ndo se celebra San Fernando III

San Fernando III de Castilla, tambi茅n conocido como 芦el Santo芦, es celebrado cada 30 de mayo, coincidiendo con la fecha de su fallecimiento en 1252.

Etimolog铆a de Fernando

El nombre Fernando es de origen germ谩nico y se deriva de Ferdinand, compuesto por las palabras fardi (viaje) y nand (atrevido), que se puede interpretar como 芦el aventurero禄 o 芦el que se atreve a viajar芦. Este nombre fue ampliamente popularizado en la Pen铆nsula Ib茅rica por los reyes y santos que lo llevaron.


Santo de hoy- Fernando III

Bibiograf铆a de Fernando III

Fernando III de Castilla, conocido como 芦el Santo禄, naci贸 en Peleas de Arriba entre 1199 y el 24 de junio de 1201 y falleci贸 en Sevilla el 30 de mayo de 1252. Rein贸 en Castilla desde 1217 hasta su muerte en 1252 y en Le贸n desde 1230 hasta 1252. Era hijo de Berenguela, reina de Castilla, y de Alfonso IX, rey de Le贸n. Durante su gobierno, Fernando III logr贸 la unificaci贸n din谩stica de los reinos de Castilla y Le贸n, que hab铆an estado separados desde 1157 tras la muerte de Alfonso VII el Emperador, quien dividi贸 sus territorios entre sus hijos Sancho y Fernando.

A lo largo de su reinado, como parte de la Reconquista, Fernando III conquist贸 los reinos de Ja茅n, C贸rdoba, Sevilla y las partes restantes de Badajoz, iniciadas por Alfonso IX. Estas conquistas significativamente disminuyeron los territorios controlados por los musulmanes en la pen铆nsula Ib茅rica.

Para el final de su reinado, los musulmanes solo reten铆an el reino de Niebla y Tejada en Andaluc铆a (conquistadas por Alfonso X en 1262 y 1253 respectivamente) y el reino de Granada, que se mantuvo como un feudo castellano. Fernando envi贸 a su hijo Alfonso, el futuro Alfonso X, a conquistar el reino de Murcia, culminando con la rendici贸n musulmana y la incorporaci贸n de la regi贸n como se帽or铆o castellano, seguido por la conquista de Mula y Cartagena por Alfonso.

Al asumir el trono en 1217, el reino de Fernando abarcaba unos 150,000 kil贸metros cuadrados, ampli谩ndose con la herencia de Le贸n en 1230 por otros 100,000 kil贸metros cuadrados, y con sus continuas conquistas, sum贸 120,000 kil贸metros cuadrados m谩s.

Origenes de Fernando III

Fernando III de Castilla fue hijo de Alfonso IX de Le贸n y su segunda esposa, la infanta Berenguela de Castilla. Sus abuelos paternos fueron Fernando II de Le贸n y la reina Urraca de Portugal, mientras que por parte materna, fueron Alfonso VIII de Castilla y Leonor de Plantagenet. Naci贸 en el a帽o 1199 o 1201. El matrimonio de sus padres se anul贸 en 1203 debido a la consanguinidad entre ambos.

De la uni贸n de Alfonso IX y Berenguela nacieron cinco hijos: Leonor, quien falleci贸 joven; Constanza, que se convirti贸 en monja en el monasterio de Las Huelgas en Burgos; Berenguela, quien se cas贸 con Juan de Brienne, emperador de Constantinopla; Fernando (III), y Alfonso de Molina, padre de Mar铆a de Molina, quien m谩s tarde se casar铆a con Sancho IV.

Del primer matrimonio de Alfonso IX con Teresa de Portugal, Fernando III tuvo dos medias hermanas: las infantas Sancha y Dulce.

Sus Primeros A帽os

En Peleas de Arriba, un enclave situado entre Zamora y Salamanca, se encontraba un monasterio establecido por un religioso de Zamora llamado Mart铆n Cid. Este monasterio ofrec铆a un albergue que serv铆a a transe煤ntes y peregrinos que viajaban por la V铆a de la Plata. En este contexto naci贸 Fernando, mientras sus padres se encontraban acampando en la zona durante un viaje de Salamanca a Zamora. En 1232, Fernando III decidi贸 trasladar el monasterio a Valpara铆so, el lugar de su nacimiento. El Monasterio de Nuestra Se帽ora de Valpara铆so continu贸 en operaci贸n hasta su desamortizaci贸n en 1835. El Cronic贸n Cerratense se refiere a Fernando como Rex Fernandus Montesinus.

Despu茅s de la prematura muerte de Alfonso VIII en 1214, su hijo Enrique ascendi贸 al trono siendo a煤n ni帽o, y Berenguela asumi贸 la regencia. Sin embargo, 脕lvaro N煤帽ez de Lara se apoder贸 de la autoridad regia y tom贸 varios castillos. Berenguela busc贸 el apoyo de Gonzalo Rodr铆guez Gir贸n, se帽or de Frechilla y mayordomo real, y se refugi贸 en su castillo de Autillo de Campos en Palencia. Este lugar fue posteriormente sitiado por Lara, pero Berenguela solicit贸 la ayuda de su hijo, quien lleg贸 con mil quinientos hombres y oblig贸 a Lara a huir.

El breve reinado de Enrique (1214-1217) estuvo marcado por conflictos entre dos facciones nobiliarias: una liderada por Berenguela, que inclu铆a a destacadas familias como los Gir贸n, T茅llez, Haro y Cameros, y otra dirigida por los Lara, apoyada por las ciudades, la mayor铆a de los nobles y los obispos. La muerte de Enrique en 1217 intensific贸 el conflicto, devastando partes del reino.

Seg煤n la tradici贸n local de Piedrah铆ta, provincia de 脕vila, se cree que Fernando III naci贸 en un castillo del siglo XIII que exist铆a en ese lugar, en donde actualmente se ubica la iglesia parroquial de Santa Mar铆a la Mayor, que a煤n conserva restos de la fortaleza.

Rey de Castilla

En 1217, tras el inesperado fallecimiento de Enrique I de Castilla, los derechos al trono recayeron en Berenguela quien, temiendo las posibles reclamaciones de su exesposo, el rey de Le贸n, mantuvo esta informaci贸n en secreto y solicit贸 que Fernando fuera llevado a su lado para protegerse de las amenazas de Lara.

A pesar de las persuasiones de sus hijas mayores, Dulce y Sancha, el rey leon茅s inicialmente se neg贸 a permitir la partida de Fernando. No obstante, Fernando logr贸 escapar y se reuni贸 con su madre en el castillo de Autillo, donde fue proclamado rey de Castilla en una ceremonia solemne alrededor del 14 de junio de 1217. Su coronaci贸n oficial se llev贸 a cabo en Valladolid en los primeros d铆as de julio del mismo a帽o.

Existe una tradici贸n en N谩jera que sostiene que Fernando III fue proclamado rey bajo un olmo el 1 de mayo de 1217, un evento que se celebra anualmente en esta localidad riojana.

Durante este periodo, 脕lvar N煤帽ez de Lara, alf茅rez mayor de Castilla, sitiaba Valladolid con el apoyo de Alfonso IX de Le贸n, quien favoreci贸 a los Lara tras la muerte de Enrique I. Como resultado, Fernando y su madre se vieron obligados a retirarse a Burgos. Esta retirada fue seguida por una serie de incursiones leonesas a lo largo del r铆o Sequillo y saqueos en las 谩reas cercanas a Valladolid. Aunque Fernando evit贸 el enfrentamiento directo con su padre, le comunic贸 que bajo su reinado, Castilla ser铆a un reino aliado.

Finalmente, cansado de los conflictos, Alfonso IX se retir贸 a Le贸n. El 26 de agosto de 1218, se firm贸 el Pacto de Toro, que ces贸 las hostilidades entre Castilla y Le贸n. En este acuerdo, Alfonso IX renunci贸 a sus pretensiones sobre los territorios fronterizos a cambio de diez mil maraved铆es.

En los primeros a帽os de su reinado, algunos antiguos partidarios de la Casa de Lara se unieron a Fernando, aunque otros, incluyendo a varios obispos y ciudades del sur del reino, permanecieron hostiles.

Los obispos de Burgos y Palencia, sin embargo, apoyaron firmemente al nuevo rey, recibiendo generosas mercedes a cambio. Los enfrentamientos relacionados con la sucesi贸n duraron dos a帽os, caracterizados por incursiones leonesas y enfrentamientos con los Lara, culminando en el verano de 1217 cuando Fernando arrebat贸 tierras entre Burgos y Logro帽o y otras tenencias al sur del reino.

En 1219, una delegaci贸n castellana encabezada por Mauricio, obispo de Burgos, lleg贸 a la corte de Federico II de Alemania y, posiblemente en Hagenau, Alsacia, se formaliz贸 el compromiso matrimonial entre Beatriz de Suabia, cuarta hija del emperador, y Fernando III. Como dote, Fernando entreg贸 a Beatriz villas, castillos y derechos reales sobre varios territorios.

La reina Beatriz, reconocida por su belleza, sabidur铆a y modestia, fue profundamente admirada y querida por el pueblo. Su amor por la cultura, heredado de la corte de Federico II, influenci贸 notablemente a su esposo y a sus hijos, incluyendo a Alfonso X el Sabio, quien le dedicar铆a elogios en sus Cantigas. En la Catedral de Burgos se conserva una escultura del siglo XIII que la representa, evidenciando su legado cultural.

Unificaci贸n de Castilla y Le贸n

Tras el fallecimiento de Alfonso IX en 1230, Fernando asumi贸 la reivindicaci贸n del trono de Le贸n, confirmado como heredero por el papa en 1218, pese a las supuestas intenciones de Alfonso de legar el trono a sus hijas Sancha y Dulce, fruto de su matrimonio con Teresa de Portugal. La relaci贸n conflictiva entre Fernando y Alfonso, aliado de los Lara 鈥攐positores al rey castellano鈥, hab铆a complicado la transici贸n sucesoria en Le贸n, dividiendo a sus habitantes entre los seguidores de las infantas y los partidarios de Fernando.

Durante esta tensa transici贸n, mientras las infantas y su madre Teresa se refugiaban en Zamora bajo la protecci贸n de Rodrigo Fern谩ndez Feo, alf茅rez de su padre, Fernando, acompa帽ado de su madre Berenguela y del obispo de Toledo, fue recibido como rey en Toro. La ciudad de Le贸n, inicialmente dividida, finalmente reconoci贸 a Fernando, quien recibi贸 el homenaje de la mayor铆a de la nobleza, el clero y los representantes de las ciudades del reino.

El proceso culmin贸 en Benavente, donde Fernando, junto con los arzobispos de Santiago y Toledo, se encontr贸 con las reinas Teresa de Portugal y Berenguela de Castilla. El 11 de diciembre de 1230, firmaron la Concordia de Benavente o Tratado de las Tercer铆as, en el que las infantas cedieron sus derechos al trono a cambio de una compensaci贸n anual de treinta mil maraved铆es y la cesi贸n de algunas fortalezas que retornar铆an a la corona tras su muerte.

Esta firma marc贸 la unificaci贸n din谩stica de Le贸n y Castilla bajo Fernando, aunque ambos reinos conservaron sus Cortes, leyes e instituciones propias. En 1231, el documento fue ratificado por el papa Gregorio IX y ese mismo a帽o, se firm贸 el Acuerdo de Sabugal con Sancho II de Portugal para delimitar fronteras y fortalecer la alianza contra el islam.

Esta unificaci贸n din谩stica puso fin a los enfrentamientos fronterizos intermitentes que hab铆an caracterizado las relaciones entre Castilla y Le贸n desde el siglo XI. A pesar del acuerdo, la nobleza y la Iglesia leonesas, especialmente en Galicia, continuaron mostrando resistencia al nuevo monarca castellano. Entre 1230 y 1233, Fernando se dedic贸 a pacificar y organizar su ampliado reino, dividi茅ndolo en tres unidades administrativas principales: Castilla, Le贸n y Galicia, cada una bajo la supervisi贸n de un merino mayor.

En 1232, Fernando realiz贸 una visita notable a Santiago de Compostela junto a su esposa Beatriz de Suabia y el obispo de Segovia, reforzando su presencia y autoridad en el reci茅n unificado reino.

Muerte de San Fernando III

Fernando III de Castilla falleci贸 el 30 de mayo de 1252, aquejado por una hidropes铆a que hab铆a contra铆do en el invierno anterior. En sus 煤ltimos momentos, se encontraba en el Alc谩zar, acompa帽ado por cuatro de sus hijos con Beatriz de Suabia; Alfonso, Fadrique, Felipe y Enrique; junto a su segunda esposa, Juana de Ponthieu, y los tres hijos que tuvo con ella: Fernando, Leonor y Luis. Durante estos momentos, sostuvo un Crucifijo, reflejando su profunda fe hasta el final.

Fernando solicit贸 la presencia de Remondo, obispo de Segovia y su confesor habitual, para que le administrase el vi谩tico. En un acto de humildad y devoci贸n, se visti贸 con un sayal, se arrodill贸 y coloc贸 alrededor de su cuello una soga de esparto mientras recib铆a la comuni贸n. En un gesto simb贸lico de entrega y gratitud, Fernando sostuvo un cirio, levant贸 los brazos al cielo y expres贸 su agradecimiento a Dios diciendo: 芦Se帽or: me diste reino que no ten铆a, y honra y poder que no merec铆; diste me vida, 茅sta no durable, cuanto fue tu voluntad. Se帽or, gracias te doy y te devuelvo el reino que me diste con aquel provecho que yo pude alcanzar y ofrezco te mi alma.禄

En sus 煤ltimos momentos, pidi贸 que se rezasen las letan铆as y se cantase el Te Deum Laudamus, marcando su paso de la vida terrenal a la eternidad con oraciones de acci贸n de gracias y alabanza.

El funeral se celebr贸 el d铆a siguiente, 1 de junio de 1252, en la catedral y fue oficiado por el obispo Remondo. A este 煤ltimo adi贸s asistieron vasallos reales, obispos, abades y notables del reino, quienes acudieron para rendir tributo y expresar su duelo por la p茅rdida de su rey.

La solemnidad y devoci贸n de sus 煤ltimos d铆as fueron capturados en la pintura 芦La 脷ltima Comuni贸n de San Fernando禄 por Jos茅 Guti茅rrez de la Vega en 1832, un testimonio art铆stico que refleja el profundo impacto espiritual y la veneraci贸n que inspir贸 Fernando III.

Cometido Cultural y Polit铆ca

Fernando III, desempe帽贸 un papel fundamental en la consolidaci贸n cultural y pol铆tica de los reinos de Castilla y Le贸n durante su reinado. Busc贸 unificar y centralizar la administraci贸n de ambos reinos y fue un pionero en la promoci贸n del castellano como idioma oficial para la documentaci贸n administrativa y legal, reemplazando el lat铆n. Este cambio no solo facilit贸 la gesti贸n gubernamental, sino que tambi茅n contribuy贸 a la cohesi贸n cultural de su reino.

Como amante de la poes铆a y la cultura, Fernando III dej贸 un legado literario, incluyendo una cantiga en gallego en honor a la Virgen, reflejo de su profunda devoci贸n mariana. Adem谩s, promovi贸 la creaci贸n de textos educativos y filos贸ficos, como el Libro del septenario o Setenario, que fue precursor de las famosas Siete Partidas de su hijo, Alfonso X. Este texto abarcaba temas desde las artes liberales hasta conceptos de derecho com煤n, subrayando la importancia de la educaci贸n en el buen gobierno.

Tambi茅n encarg贸 la redacci贸n del Libro de la nobleza y lealtad, conocido como el Libro de los doce sabios, que funcionaba como un espejo de pr铆ncipes y ofrec铆a gu铆a sobre la buena gobernanza a trav茅s de consejos de doce eruditos. Este texto, que se basa en las doctrinas escol谩sticas e isidoriana y tomista, es visto como un antecedente del Consejo de Castilla.

En el plano arquitect贸nico y religioso, fue responsable de la construcci贸n de las catedrales de Burgos y Le贸n, adem谩s de promover la edificaci贸n de numerosas iglesias, conventos y hospitales a lo largo de sus dominios. Su preocupaci贸n por la educaci贸n y la cultura tambi茅n lo llev贸 a intervenir en el desarrollo de la Universidad de Salamanca, dedicando recursos para elevar su nivel educativo y convertirla en una de las instituciones l铆deres de Europa.

Pol铆ticamente, Fernando III se enfoc贸 en la estabilizaci贸n de las 谩reas reci茅n conquistadas, distribuyendo tierras entre las 贸rdenes militares, la Iglesia y la nobleza, lo cual contribuy贸 a la formaci贸n de grandes latifundios. Adem谩s, trat贸 de asegurar la paz social en Galicia apoyando a los se帽ores eclesi谩sticos en sus disputas con los concejos locales, y estableci贸 la figura del adelantado como representante del poder real en territorios distantes.

Fernando III no solo fue un estratega militar efectivo en la expansi贸n territorial hacia Andaluc铆a, sino tambi茅n un visionario cultural y pol铆tico cuya influencia ayud贸 a moldear la historia de Espa帽a.

Legado de Fernando III

El legado de Fernando III es vasto, destacando principalmente su papel en la Reconquista, mediante la cual logr贸 recuperar gran parte del territorio espa帽ol que estaba bajo dominio musulm谩n, incluyendo ciudades clave como C贸rdoba, Murcia y, sobre todo, Sevilla. Su gobierno se caracteriz贸 por una significativa reforma administrativa y legal, consolidando las bases del derecho castellano.

Iconograf铆a y Simbolog铆a de San Fernando III

San Fernando III es com煤nmente representado con una espada y un orbe, simbolizando su poder y su jurisdicci贸n tanto terrenal como espiritual. A menudo se le ve en vestimentas de rey, reforzando su estatus tanto de l铆der pol铆tico como de santo.

Sepultura y Reliquias de San Fernando III

El cad谩ver de Fernando III el Santo fue sepultado en la Catedral de Sevilla, tres d铆as despu茅s de su muerte. Seg煤n su voluntad expresada en su testamento, deseaba ser enterrado junto a la imagen de la Virgen de los Reyes, que se cree fue un regalo de su primo, el rey San Luis de Francia. Fernando III hab铆a especificado que su tumba deb铆a ser sencilla y sin una estatua yacente.

Sin embargo, tras su fallecimiento, su hijo Alfonso X decidi贸 honrar a sus padres de una manera m谩s elaborada. Orden贸 la creaci贸n de mausoleos revestidos de plata para ambos, y mand贸 hacer efigies sedentes de Fernando y su primera esposa, la reina Beatriz de Suabia. Estas figuras estaban adornadas con metales preciosos y piedras preciosas, y se colocaron bajo baldaquinos de plata dorada frente a la imagen de la Virgen de los Reyes.

Las efigies de Fernando y Beatriz estaban coronadas con oro y piedras preciosas, aunque m谩s tarde, en el siglo XIV, estas piedras fueron confiscadas por Pedro I de Castilla durante la Guerra de los dos Pedros, debido a preocupaciones sobre su seguridad. La representaci贸n de Fernando lo mostraba con una espada, cuya punta apuntaba hacia arriba y estaba decorada con un rub铆 y una esmeralda. Adem谩s, en el dedo 铆ndice de la mano que sosten铆a la vaina de la espada, adornada tambi茅n con piedras preciosas, llevaba un anillo de oro con un rub铆 considerable.

Este anillo fue posteriormente colocado en la mano de la Virgen de los Reyes, que junto al Ni帽o Jes煤s que sosten铆a, tambi茅n estaba adornada con una corona de oro y piedras preciosas donadas por Alfonso X el Sabio.

La urna de plata que alberga los restos de Fernando III se encuentra actualmente en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, colocada sobre un basamento de mamposter铆a ante las gradas del altar donde est谩 la imagen de la Virgen de los Reyes. En este basamento se encuentran cuatro epitafios en 谩rabe, lat铆n, hebreo y castellano, los cuales, seg煤n la tradici贸n, fueron compuestos por Alfonso X.

Fecha de canonizaci贸n de Fernando III

La canonizaci贸n de Fernando III el Santo fue un proceso detallado que requer铆a no solo un milagro sino tambi茅n una comprobada fama de santidad. Tras su muerte y entierro en la Catedral de Sevilla, Fernando III fue objeto de una creciente veneraci贸n, percibi茅ndose como una figura de intensa energ铆a espiritual que atra铆a a los fieles de la ciudad. Esta fama fue esencial para iniciar el proceso de canonizaci贸n.

En 1590, el papa Sixto V reconoci贸 oficialmente la santidad de Fernando III, destacando el resplandor alrededor de su cabeza, s铆mbolo utilizado en Roma para los beatificados, y la diadema reservada para los canonizados. No obstante, las estrictas normativas impuestas por el papa Urbano VIII en cuanto a la representaci贸n de los santos hicieron necesario demostrar fehacientemente estas caracter铆sticas. Este proceso de verificaci贸n permiti贸 que en 1649 se impulsara formalmente la canonizaci贸n.

El trabajo de recopilaci贸n de im谩genes de Fernando III fue encomendado a Francisco L贸pez de Caro y Bartolom茅 Esteban Murillo, quienes comenzaron su b煤squeda con una l谩mina de cobre en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla, y continuaron con varias im谩genes en distintos lugares sagrados y p煤blicos de la ciudad, como el Alc谩zar de Sevilla, iglesias, monasterios y la casa consistorial. Entre 1649 y 1652, reunieron numerosas representaciones del rey, consolidando su imagen y fama de santidad a lo largo de Sevilla y m谩s all谩.

El testimonio de la fama internacional de San Fernando fue evidente a trav茅s de relatos como el de Juan Villavicencio y Alarc贸n en 1626, quien atestigu贸 la popularidad de la imagen del santo en Roma, y Juan de la Fuente Almonte, que mencion贸 su veneraci贸n en el Virreinato del Per煤, donde era conocido como 芦Santo Rey Don Fernando禄.

Finalmente, el 7 de febrero de 1671, Fernando III fue canonizado por el papa Clemente X, culminando un largo proceso que reforz贸 su legado como figura de santidad en la historia de Espa帽a y la Iglesia cat贸lica.

Informaci贸n adicional

  • Impacto Cultural: San Fernando III ha sido una figura emblem谩tica en la historia y cultura espa帽ola, influyendo en la literatura, el arte y la m煤sica, donde se le cita y representa frecuentemente como s铆mbolo de justicia y virtud cristiana.
  • Celebraciones y veneraci贸n: Adem谩s de las festividades del 30 de mayo, San Fernando es venerado en diversos festivales locales en Castilla y Le贸n, donde se realizan procesiones y eventos culturales en su honor.
  • Educaci贸n y Reformas: Durante su reinado, Fernando III tambi茅n fue un patrono de la educaci贸n, promoviendo el establecimiento de escuelas y bibliotecas, as铆 como la reforma de la administraci贸n del reino para mejorar la gobernanza y la justicia.

Otros Santos con nombre Fernando

  • Beato Fernando de Portugal
  • Beato Fernando Espa帽ol
  • Beato Fernando Gonz谩lez A帽贸n
  • Beato Fernando M. Llovera Puigsech
  • Beato Fernando Mar铆a Baccilieri

Publicaciones Similares