Santa Mariana de Jesús de Paredes

Cuándo se celebra Santa Mariana de Jesús de Paredes

Santa Mariana de Jesús de Paredes, también conocida como «la Azucena de Quito«, se celebra el 26 de mayo. Esta fecha marca el día de su fallecimiento y es un momento especial para recordar su vida y obra.

Etimología de Mariana

El nombre Mariana proviene del latín y significa «la que pertenece a Mario» o «la que es amada por Dios«. Es un nombre que lleva consigo una connotación de gracia y devoción, características que se reflejan en la vida de Santa Mariana de Jesús de Paredes.


Santo de hoy-Mariana de Jesús de Paredes

Bibiografía de Mariana de Jesús de Paredes

Mariana de Paredes Flores nació con el nombre de  «Mariana de Paredes Flores Granobles y Jaramillo» el 31 de octubre de 1618 en Quito entonces parte de la Real Audiencia del mismo nombre, bajo la Monarquía Católica. Era hija del capitán Jerónimo de Paredes Flores y Granobles y de la aristócrata Mariana Jaramillo, con ascendencia paterna de conquistadores españoles a quienes la Corona había otorgado un escudo de armas. Quedó huérfana a los siete años y fue criada por su hermana mayor, Jéronima, y su esposo, el capitán Cosme de Miranda, quienes fomentaron su inclinación hacia la vida penitente desde temprana edad.

Desde joven, Mariana mostró una profunda vocación religiosa, dedicándose a la oración y a la caridad hacia los pobres. Aunque intentó unirse a una comunidad religiosa en dos ocasiones sin éxito, decidió seguir sirviendo a Dios como laica. Vivía en una habitación especial en la casa heredada de su hermana, que ahora forma parte del coro del monasterio de El Carmen Alto. Su primer mentor espiritual fue el jesuita Juan Camacho, quien la guió hacia el voto de virginidad perpetua.

Dotada para la música, Mariana tocaba con destreza la guitarra y la vihuela, y poseía una voz armoniosa que expresaba a través del canto. Era habilidosa en la lectura, costura, tejido y bordado, actividades que llenaban su tiempo y la alejaban del pecado de la ociosidad. Desde niña, practicó la auto-negación en la comida, bebida y sueño, y a menudo se retiraba a su habitación para practicar penitencias severas, incluyendo flagelaciones y dormir en un ataúd, como recordatorio constante de la muerte y la rendición de cuentas ante Dios.

Entre sus guías espirituales más influyentes estuvo el padre Hernando de la Cruz, quien le retrató y dedicó un poema. El 6 de noviembre de 1639, siguiendo el consejo de sus confesores, se unió como terciaria a la Orden de San Francisco.

Milagros Atribuidos

Durante una serie de terremotos en Quito que causaron destrucción y muertes, un sacerdote de la iglesia de La Compañía, en un acto de devoción durante un sermón, ofreció su vida a Dios para detener los sismos. Mariana de Paredes, presente en ese momento, intercedió diciendo: «No, Señor, la vida de este sacerdote es necesaria para salvar muchas almas, en cambio yo no soy necesaria. Te ofrezco mi vida para que cesen estos terremotos». Este gesto de sacrificio fue admirado por los presentes y, coincidentemente, tras salir del templo ese mismo día, Mariana comenzó a sentirse muy enferma y los terremotos cesaron, según las crónicas de la época.

Mariana es conocida como la Azucena de Quito debido a un evento considerado sobrenatural: durante su convalecencia, parte de su tratamiento incluía sangrías y la sangre extraída era vertida por una sirvienta en una maceta del huerto, donde días después brotó una hermosa azucena. Este hecho es el motivo por el cual en muchas de sus representaciones iconográficas se le muestra con esta flor.

Además, se le atribuye a Mariana el don de la profecía. Entre sus predicciones, destaca la conversión de su casa en un Monasterio Carmelita, un vaticinio que eventualmente se cumplió exactamente como lo había predicho.

Muerte de Santa Mariana de Jesús de Paredes

Santa Mariana de Jesús de Paredes falleció el 26 de mayo de 1645 en Quito, Ecuador. Su muerte se atribuye a un proceso de emaciación y debilidad progresiva, resultado de su extremo ascetismo y ayunos prolongados que practicaba como parte de su devoción religiosa.

Legado de Mariana de Jesús de Paredes

El legado de Santa Mariana de Jesús se centra en su vida de oración intensa, su sacrificio personal y su dedicación a los pobres y enfermos de Quito. Es considerada la primera santa del Ecuador y es venerada como un modelo de virtud y compromiso espiritual.

Iconografía y Simbología de Mariana de Jesús de Paredes

Santa Mariana de Jesús de Paredes es frecuentemente representada en la iconografía con un crucifijo y rosario, símbolos de su ferviente vida de oración. Además, se la muestra con lirios, que simbolizan su pureza y dedicación a Dios.

Fecha de canonización de Mariana de Jesús

Santa Mariana de Jesús de Paredes fue beatificada el 10 de noviembre de 1853 por Pío IX y canonizada el 9 de julio de 1950 por el Papa Pío XII. Su canonización reconoce su vida de santidad y el ejemplo que dejó para la Iglesia y para todos los cristianos.

Información adicional

  • Santa Mariana de Jesús es conocida por su profundo misticismo y por vivir una vida retirada del mundo exterior, dedicando su existencia a la oración y al ayuno.
  • Es patrona de Quito y su devoción se extiende por todo Ecuador, siendo un símbolo de la fe y la caridad cristiana.
  • Su festividad se celebra con procesiones y misas especiales en Quito, donde fieles y devotos se congregan para honrar su memoria y pedir su intercesión.

Otras Santas con nombre Mariana

Existen varias santas con el nombre Mariana, que también son recordadas y veneradas en diferentes fechas y lugares. Algunas de ellas incluyen:

  • Santa Mariana de Roma, celebrada el 17 de mayo.
  • Beata Mariana de Jesús Navarro, celebrada el 17 de abril.
  • Santa Mariana Cope, celebrada el 23 de enero

Publicaciones Similares